29 jul. 2009

Mirar y ser visto




Una de las tareas a las que le dedico gran parte del día es a observar, ocurre desde chica, sin pensarlo y en simultáneo con las distintas actividades de la jornada, incluso cuando los días transcurren en múltiples escenarios me siento agotada por tratar de retener tanta información. No es algo a lo que me obligo pero es imposible dejar de hacerlo.
Fue solo hace unos años que comprendí para que podría utilizar todos esos recuerdos o imágenes de estampados, personas, muebles, flores, fachadas, rincones, recuerdos de departamentos de verano, retratos, balcones, el comedor de mis abuelos, manteles bordados, objetos oxidados, tapizados de autos, hoteles, el desgaste de la piedra, etc. La respuesta surgió de a poco cuando comencé a intervenir espacios y pude lograr mediante el uso de detalles, tonos, texturas o puestas en escena, trasmitir ideas apoyándome en el valor simbólico de los objetos y en ciertos casos lograr que nos remitan de forma cociente o inconsciente a cierta época, situación o lugar.


Fotos: Archivo personal-
Obra: Juan Carlos Benitez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...